sábado, 10 de septiembre de 2011

Fetiches de encuadernador.


Los que no conocen este mundo no entenderán nada (algunos de mis amigos siguen pensando que estoy en algo así como una secta), pero muchos encuadernadores estaréis de acuerdo conmigo en que existe un autentico fetichismo por las plegaderas. ¿Cuando veis a algún encuadernador que tiene una distinta, aunque no sepáis ni para que sirve, no deseáis una igual? ¿No os gustaría arrebatársela en un descuido? ¿Empujarlo "accidentalmente" escaleras abajo para quedaros con ella? Cuidado si tenéis una plegadera nueva y original porque alguien podría estar acechando a la vuelta de la esquina...

Antes de que me transforme en Hannibal Lecter os voy a presentar a mis plegaderas:
  1. Hueso, 8cm y bordes afilados, fabricada por mi a partir de un abrecartas.
  2. Metálica, 11.5cm y bordes afilados. La última en llegar.
  3. Hueso, 13.5cm y bordes afilados. Heredada de mi abuelo.
  4. Teflón, 14.5cm. La primera que tuve de teflón, fabricada por un compañero de clase, se le dio buen uso en su momento aunque fue desterrada por la .
  5. Metálica, 15cm. La uso para los mosaicos aplicados con calor, recubierta con una especie de rústico mango de paño para no quemarme.
  6. Hueso, 16cm, bordes redondeados. La de toda la vida, sirve para todo.
  7. Teflón, 16cm, un extremo redondeado, el otro plano. La reina en estos momentos, sirve para todo, no deja marcas, es suave, es blanca...
  8. Madera de boj, 19cm. Heredada de mi abuelo.

Espero que os gusten, si tenéis alguna duda sobre el uso en concreto de alguna me preguntáis, si tenéis alguna distinta me lo podéis decir... pero después quizá ya no consigáis dormir.... jeeeeejejejejeeeeeeeeee.

1 comentario:

  1. Qué razón tienes. Le he enseñado esta entrada a mi mujer para ver si así me comprende. Soy un simple aficionado autodidacta, con poco más de un año de experiencia, pero ya tengo este veneno muy dentro.

    ResponderEliminar